La accesibilidad como valor y no como exigencia legislativa

8 May

Imagen de las actividades de Gure Sustraiak.

“Las personas con discapacidad intelectual tenemos deseos y capacidad para disfrutar de nuestro ocio y tiempo libre y es importante que nos hagáis más fácil el camino y nos deis apoyo para conseguir que disfrutemos”. José López, un joven con discapacidad intelectual y miembro de Isterria, resumía de esta forma, y en primera persona, una de las ideas principales que se expusieron ayer en la mesa redonda “La accesibilidad en el Turismo de Navarra. Situación y necesidades a futuro”, celebrada durante la primera sesión de las jornadas de Turismo Accesible y Sostenible, organizadas por la Cooperativa de Iniciativa Social Gure Sustraiak.

Esta mesa redonda reunió a primera hora de la tarde en Ollo a representantes de diferentes entidades que expusieron sus experiencias sobre la accesibilidad en Navarra y que coincidieron en resaltar una de las principales conclusiones: antes la accesibilidad era entendida como un factor básico del entorno después de ser construido, es decir, con acciones encaminadas a la eliminación de barreras con el objetivo únicamente de cumplir con la legislación. Ahora, este concepto ha variado para convertirse en un diseño universal, que persigue garantizar a todas las personas por igual, el uso y disfrute de todos los servicios, y participando en su diseño y evaluación.

En concreto participaron en la mesa redonda Garrapo, la empresa gestora del Bosque Orgi; Aspace Navarra, gestores del Albergue Juvenil del Valle de Baztán de Lekaroz; Paco Irizar, de Rural Suit Tudela; la Asociación de Accesibilidad Universal y el Centro de Educación Especial Isterria.

En sus diversas ponencias se puso de relieve que la accesibilidad no solo es una necesidad para las personas con discapacidad sino una ventaja para todos. Así lo recalcó Elvira García, de la Asociación de Accesibilidad Universal, que en su intervención subrayó además el “desconocimiento” generalizado que existe sobre este tema. A su juicio, el mundo de la arquitectura, “lejos de ver la accesibilidad como una oportunidad de negocio, lo ve como un problema y una norma que hay que cumplir de forma obligatoria”.

Asimismo, García recordó que la accesibilidad es una cuestión que nos afecta a todos, porque “potencialmente todos sufriremos alguna discapacidad si llegamos a mayores, hemos tenido hijos y hemos llevado carritos de bebes o sufrido algún accidente temporal y hemos llevado muletas o sillas de ruedas”. En su opinión, “es clave la cadena de la accesibilidad, que nunca debe romperse”, por ejemplo, cuando se emprende un viaje no debe fallar ni el medio de transporte, ni el alojamiento, actividades, restaurante etc, porque “el entorno debe adaptarse a la persona y nunca al revés”.

En este mismo sentido, subrayó también la importancia de que la accesibilidad sea integral, a nivel físico, sensorial e intelectual”, y concluyó que no debe ser vista “como una barrera que hay que superar sino que hay que convencer a la sociedad de que éste es un compromiso firme para cubrir las necesidad de todas las personas, con un diseño vivo que se ajunte a todas las etapas de la vida de todas las personas”.

Por su parte, María Aragón y Lidia Caballero, de Isterria, expusieron las diferentes actividades que este centro, perteneciente a la Fundación Caja Navarra, lleva a cabo durante todo el año en la naturaleza, la ciudad y diferentes campeonatos deportivos. La Semana Blanca en Isaba, la Semana Azul en el pantano de Alloz o la Semana Verde en Lekaroz; etapas de Camino de Santiago, recorridos por Pamplona para conocer edificios, espacios culturales, o campeonatos de atletismo, esquí o equitación.

En todas estas actividades, los responsables del centro se encuentran casi siempre con las mismas dificultades, entre las que destacan, por ejemplo, encontrar personas no cualificadas, es decir, sin conocimientos necesarios para tratar a personas con discapacidad intelectual. En este sentido, desde Isterria reclaman un conocimiento previo del grupo que te vas a encontrar, además de la utilización de un lenguaje sencillo y claro y una buena planificación adaptada, señalización, mobiliario….

También Paco Irizar, de Rural Suit de Tudela, expuso su experiencia al frente de este hotel de 4 estrellas, referente de accesibilidad y sostenibilidad en España. Conscientes de que todos en algún momento de nuestra vida tenemos necesidades especiales, por que todos envejecemos, y porque, por tanto, los espacios accesibles no son sólo para personas con discapacidad, en Ruralsuite han desarrollado un espacio pensado para todos, ya que “tanto la deambulación de los espacios exteriores como en los interiores, suites y zonas comunes, son accesibles”. Según explica Irizar, ellos han ido “allá de la normativa” y lo han acompañado de turismo activo “porque nos gusta vender experiencias y no habitaciones”.

Martín Urtea fue el encargado de la ponencia sobre Aspace Navarra, la empresa gestora del albergue juvenil Valle de Baztán de Lekaroz, un espacio que nació en 2003 y que desde entonces se ha ido renovando de forma continua. Todos sus servicios están adaptados y atendidos en su mayoría por personas con discapacidad. A su juicio, el “nivel de atención de servicio al público es muy alto” y prueba de ello es aumento en las pernoctaciones, que han pasado de 11.000 en 2003 a 17.700 en 2011.

Por último, Edurne Gerendiain y Amaia Ezparza expusieron el trabajo de Garrapo, la empresa estora del Bosque Orgi, que ha evolucionado en los últimos años con infraestructuras accesibles y que tiene a día de hoy un objetivo principal: “asegurar cada día más las posibilidades de disfrute a todas las personas con independencia de sus circunstancias”.

Taller de trabajo

La jornada concluyó con un taller de trabajo dividido en grupos para llegar a diferentes conclusiones sobre las necesidades a implementar, en materia de accesibilidad en tres ámbitos: la Administración, los servicios y actividades, y los alojamientos.

En primer lugar, se concluyó que desde la Administración se debe impulsar el diseño de las infraestructuras accesibles desde el inicio, con una flexibilidad, también en la terminología; fomentar la educación y la sensibilización a través de cursos, jornadas, congresos; potenciar el conocimiento, imaginación como alternativa a la falta de subvenciones, favorecer los patrocinadores e incluir la accesibilidad en los planes de turismo, además de crear sinergias entre diferentes departamentos y facilitar los trámites desde el inicio.

En cuento a los servicios y actividades, se abogó asimismo por la formación de los profesionales; establecer protocolos de actuación; equipos multidisciplinares; mayor coordinación, seguimiento y evaluación y apostar por la accesibilidad de la infraestructura pero también de la publicidad de la misma, de los folletos, y de todo lo que esté en contacto con el grupo con el que se va a trabajar.

Por último, y sobre los alojamientos, se hizo especial hincapié en el estudio y conocimiento de las normativas; establecer colaboraciones, sinergias, una red de servicios, disponer de información previa cuando trabajamos con un centro, crear una guía o un código para dar conceptos básicos y no olvidar la importancia de la educación desde las aulas para normalizar todo lo relativo a la accesibilidad y discapacidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: